Un día especial

un-dia-especial

Hola a tod@s! Hoy, como he titulado el post, es un día especial para mí. Y es que es mi cumpleañossssss, es por eso que he querido pasarme un sábado por aquí para compartirlo con vosotr@s. Pues de normal, sabéis que los sábados nunca posteo. 😉

El año pasado fue la primera vez que compartía esta parte más personal con vosotros, pues como os dije en su momento… “No se cumplen 40 años todos los días” Así que, os podéis imaginar que lo que cumplo hoy son 41. Y justo en este momento, podría poner el emoticono del mono del whatsapp tapándose los ojos. ¿Sabéis a cuál me refiero verdad? Yo es uno que utilizo mucho. 😉 Pero todo lo contrario, cada vez tengo más claro que los años tan sólo son números que van sumándose en forma de experiencias y madurez. Y no lo digo como el típico tópico que se suelta en este tipo de conversaciones, sino con toda la convicción del mundo de la que os puedo hablar.

Cada cumpleaños que pasa lo celebro con la misma o más ilusión que cuando era niña, imagino que como la mayoría de vosotr@s, rodeada de familia y amigos especiales. Y cuando soplo las velas, siempre espero poder soplar las siguientes con la misma ilusión. Esa que no deberíamos de perder nunca, a pesar de que la vida, de vez en cuando, también nos pone algunas piedras por el camino, que sin duda, son las que más nos ayudan a sentir lo que de verdad es importante para cada uno de nosotros.

un-día-especial

Por eso, cada cumpleaños hago un pequeño balance, como si de verdad comenzara para mí el año nuevo, ese que celebramos con uvas. Así que, y en mi caso sin uvas, sólo me apetece dar, una y mil veces las GRACIAS por cada cosa que tengo y he conseguido con esfuerzo, por las personas que tengo a mi alrededor, a las de siempre y a las nuevas que van incorporándose. Un GRACIAS gigante a vosotros que me seguís a diario. Y como nunca me cansaré de decir, los culpables de que este Blog gane cada vez más sentido en mi vida.

Y por supuesto, GRACIAS por todo lo que, seguro, queda por venir, aunque espero que más bueno que malo. Pero de lo que más segura estoy es de que, venga como venga, me seguirá enseñando a mejorar cada día y a nunca dejar de disfrutar de cada vela que sople…

Un abrazo enorme y GRACIAS por estar ahí.

Fotografía: Elena Lee

Asesoría de Imagen Valencia Loles Romero / Le Maniquí

Un día especial